J. F. Kennedy. La democracia como instrumento de poderes fácticos – 1º parte

 

 

John Fitzgerald Kennedy fue el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos de América.

extraído de la wikipedia:

El presidente Kennedy murió asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas, Estados Unidos. A Lee Harvey Oswald lo detuvieron y acusaron del homicidio, pero fue asesinado dos días después por Jack Ruby por lo que no pudieron someterlo a juicio. La Comisión Warren concluyó que Oswald había actuado solo en el asesinato. Sin embargo, el Comité Selecto de la Cámara sobre Asesinatos estimó en 1979 que podría existir una conspiración en torno a su asesinato.

 

Quién mató al presidente Kennedy? porque? Éstas preguntas han servido para el leitmotiv de infinidad de documentales, libros e incluso películas de alto presupuesto;  pero por desgracia, en la mayoría de ocasiones o hay un análisis genérico y suprefluo que no lleva a ninguna conclusión convincente (el ejemplo de pobreza es la propia wikipedia), o las conclusiones de la investigación sirven en casos como el del famoso film JFK de Stone como excusa para vendernos una lucha entre el bien (la voluntad de un sólo hombre, Kennedy), contra el el mal (multinacionales, empresas armamentísticas, organizaciones gubernamentales). Luz contra sombra.

Dudo mucho que un individuo de la casta de Kennedy con la larga tradición familiar vinculada a la mafia, al contrabando y de prostitución fuese el ejemplo de político honrado e incorruptible, asi que no me creo el discursito que da Donald Sutherland a Kevin Costner hacia el final de “JFK” (cuando le descubren el “porqué” de todo)

Pero puede que algo de razón tuviese. Hagamos memoria e intentemos dar orden a toda la información que tenemos al abasto gracias a  internet.

 

 

Voy a deshacer la CIA en un millar de pedazos

J.F.Kennedy

 

 

John Fitzgerald Kennedy es una de las figuras políticas mas fascinantes de la historia de los Estados Unidos. Como presidente rompió “moldes” en muchos aspectos. Fue el primer presidente católico romano; aunque ésto pueda ser algo que para los europeos nos puede sonar a una total nimiedad, pero la realidad es que una sociedad tan fuertemente identificada con el cirstianismo evangelista o protestante, la confesión católica de su presidente podía ser motivo de rechazo, como prueba que varios estados agrarios como Ohio, Kentucky o Tenesse votaron masivamente en contra de Kennedy para evitar el control gubernamental en manos de un católico. Ademas, se destacó por ser uno de los pocos presidentes verdaderamente intelectuales y capaces desde la fundación como demuestra su magistral obra “Profiles of Courage” creada a mediados de los años 50 y merecedora de premio Pulitzer

J.F. provenía de una familia millonaria. Su abuelo (John F.F.) fue un empresario notablemente corrupto que llegó a ser congresista hasta que fue obligado a dimitir de su posición cuando se probó que había conseguido amañar las elecciones a congresista. Su padre, Joey Kennedy, se enriqueció mediante el tráfico de alchol de contrabando, muy especialmente durante la época “dorada” (para la mafia) de la Ley Seca. Para colmo, Joey Kennedy empezó a labrar la carrera política de su hijo John negociando con el mafioso Sam Giancana durante varias reuniones (un mínimo de 6), con vista a poder hacer una proposición de intercambio de intereses en beneficio mutuo.

 

Giancana debió ver lo que todo mafioso debe soñar: tener a un aliado en la presidencia de su propio pais.  Para enero de 1960, Giancanna ordenó al legendario cantante Frank Sinatra que comenzara a trabajar para la campaña para la nominación por el partido demócrata para las elecciones presidenciales.

Durante las primaras, Giancanna se entrevistó en varias ocasiones con John y Joey Kennedy, concretamente en Florida, NY y Chicago. Joey (recordemos, padre de John), expuso su preocupación por los resultados en Virginia, donde el voto conservador protestante y del sindicato de mineros del carbón eran hostiles a la figura de Kennedy. Giancanna aseguró a Joey que esos obstáculos serían vencidos a condición de que el mafioso Joe Adonis pudiese regresar al pais una vez que John fuera presidente. El joven candidato y padre aceptaron la condición. Se sabe que la mafia de Chicago entregó no menos de medio millón de dólares (podría ser una cifra muy superior) para la campaña electoral de las primarias en Virginia, donde finalmente obtuvo su victoria frente a Hubert Humphrey

Giancana, en sus reuniones con Joey,  insistió en que dado el momento de la posible victoria de las presidenciales por parte de John, la elección de la vice-presidencia debía ser en beneficio de Lindon B. Johnson, político tejano que había triunfado a base de auténticos pucherazos y al que la mafia (en especial Carlos Marcello), deseba en la Casa Blanca.

Puede sorprender la familiaridad con que se desenvolvía el padre de John Kennedy en los diferentes círculos mafiosos, pero Gincana llegó a confesar a individuos de confianza que ya habia invertido no menos de 1 millón de dólares para comprar a Nixon, el cual Giancana consideraba “un hombre de la mafia”, y en caso de que John perdiese las elecciones, el mafioso podría contar con Nixon

Finalmente, durante el dia de las elecciones presidenciales  los esbirros de la mafia hicieron los encargos intimidando a los votantes o incluso moviendo a los votantes de un barrio a otro repitiendo el mismo voto infinidad de veces.

Kennedy ganó las elecciones por un margen estrechísimo y Giancanna debió ser un hombre plenamente feliz ése dia. No sólo se habia ganado al gobernante de los Estados Unidos, si no que su influencia mafiosa tenia las puertas abiertas para influenciar a gran parte de centroamérica.

Pero la alegría duró el tiempo que se tardó a conocer la noticia de que el cargo de fiscal general iba a caer en Robert Kennedy, hermano del presidente.

John había afirmado en su discurso de toma de posesión que deseaba “vencer a los enemigos naturales del hombre: “la tiranía, la pobreza, la enfermedad y la guerra” mediante un ambicioso plan de reforma integral que él nombró como “Nueva Frontera“.

La “Nueva frontera” provocaría el fin de todas las organizaciones criminales, y John puso a su hombre de mayor confianza bajo una de las responsabilidades de mayor poder del pais. Aqui cada uno puede pensar que John quiso “exterminar” a la mafia de Estados Unidos para limpiar su pasado e intentar hacer una buena obra presidencial sin la amenaza de las acusaciones de asociación con bandas criminales o si realmente actuó movido por sus principios que él tanto publicitó con sus discursos.

Giancana y todas los líderes mafiosos se sintieron amenazados de muerte, traicionados y marcaron a John como el máximo objetivo a eliminar bajo cualquier coste.

Pero John no sólo se había enemistado con la mafia italoamericana: la CIA, organización con oscuros intereses relacionados con las bandas criminales,  desaprobó su política.

 

Fin de la primera parte.

 

 

Fuentes:César Vidal: “La estrategia de la conspiración”.  J. Marrs “crossfire”, L.F. Prouty “JFK”, M. R. Beschloss “the crisis years”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.